viernes, 6 de abril de 2018




Nació vencido.
                       Vencido. Muerto.
                                      
Le duele mirar:
                       Sangran los ojos, sangran las comisuras, sangra respirar.
                       La curva de sus pestañas pesa como el mundo: el mundo que no entiende,
                                                                                                                         preñado de muerte y
                                                                                                                                               dolor y
                                                                                                                                        abandono y
                                                                                                                   sangre y sangre y sangre.

Tiembla en rojo, hacia dentro: le da miedo que los animales huelan su miedo. No sabe cómo lo sabe. Pero lo sabe. Por eso tiembla en rojo, hacia dentro:

No se eriza su piel, eso es un regalo para los niños de otros mundos, los que consienten.
¿Ves su miedo rojo?
Ya ni siquiera aprieta los puños:
                                                        Laxas las manos: se sabe muerto. Se sabe.
                                                                                                                           Muerto.
                                                        Laxas las manos-negras las uñas como las alcantarillas.
                                                        Laxas las manos:
                                                                   Huérfanas de otra mano: madre-padre-hermano-amigo.
                                                                                                                                                Madre.

Los bebés de occidente aprietan los puños porque tienen algo que perder:
perder la galleta-el pan-el biberón-el chupete mentiroso-el juguete-el trapito de dormir-perder.

Los bebés de occidente aprietan los puños porque necesitan retener la mano-madre, el calor. Calor.

Pero este niño tiene las manos laxas y el miedo rojo y…

¿Ves sus ojos abiertos?

Ya no cierra los ojos: perdido el reflejo incluso. Lo ha visto todo antes de hablar siquiera. Tal vez jamás pronuncie una palabra. Tal vez el frío del metal enmudeció su alma. La mató.
Ningún ser humano es capaz de mirar la muerte sin cerrar los ojos: pero es que este niño ya no es un niño, ya no es un ser humano. Tal vez ya nació muerto. 

¿Ves sus ojos abiertos?

Sus ojos redondos y perfectos como la tierra prometida sólo ven en rojo: amaneceres rojos, atardeceres rojos, noches teñidas de rojo. Rojo en el suelo. Metralla roja. Memoria roja: sólo recuerdos rojos: a borbotones el rojo, a cántaros el rojo. La lluvia roja. La tormenta roja. Roja el hambre. Rojo el sueño.
La calma, ya ves, roja.

Sólo es blanca la sorpresa porque no existe, porque no hay. No cabe la sorpresa, la capacidad de sorprenderse aquí. Blanca, la sorpresa. Blanca.

Su boca.
             Vencida.
                            Cóncavos sus labios.
Sólo las bocas viejas pueden ser cóncavas: vencidas de gravedad, gravedad vencida por el peso de los calendarios arrugados.
¿Ves sus labios cóncavos? ¿Cómo pudo la gravedad vencerlos sin estrenar un lunario siquiera? ¿Qué clase de monstruo, qué clase de escoria, esculpe la muerte en una boca virgen de palabras-de besos-de semillas?
Mira su boca: vencida la sonrisa. Vencida. Muerta. Roja.
Si te fijas bien verás cómo penden de sus comisuras toneladas de barbarie. Roja la barbarie.
                                                                                              Toneladas de crueldad. Roja la crueldad.
                                                                                              Toneladas de brutalidad. Roja.
                                                                                                                       El horror rojo. Pende.
                                                                                                                                               Empuja. 
Empuja y vence. 
Empuja y mata.
Empuja y dibuja esa boca anciana en ese rostro infantil. Tan viejo. Muerto.

El cuello expuesto.

Me duele tanto su cuello. Duele verlo laxo. Como sus manitas.
Tal vez buscaba un cielo. Tal vez buscaba nubes blancas, ligeras como la infancia. Rojas las nubes. Rojo el cielo. Tal vez buscaba: luz-amarillo-rayo-sol-calor-¿dios?.

Duele.

Duele respirar sabiendo que su aliento se enreda con el olor a pólvora de las garras de metal.
Es rojo el mañana. Ciego de rojo.
                                                     El niño que no fue.     

Nació vencido.
                         Vencido. Muerto.



                                                                                    Eva López Álvarez



sábado, 10 de febrero de 2018



Es de ceniza fina la playa de tu insomnio;
embiste el amanecer la noche que no acaba.

Reposa la mañana en la circunferencia de cristal,
sobre la mesita [cómplice muda y fiel]
Naufragan las almohadas en el suelo de madera,
                                                                            de labio y sudor la tormenta[S]
Cuéntame en los espinos de cada nueva hora
qué sueñas soñar que no te deja dormir,
quién enreda las horas
                      [maraña de mañanas asomados
                                                                       a puentes de acero y ayeres]
Huele el rescate a café,
mientras gira la cuchara dando cuerda al mundo:
precisa la maquinaria,
inexorable la nieve en las cumbres.

Seremos viejos.
Nos aguardan insomnios nuevos
sedientos de versos gastados. Serán romos los poemas
y nos arañarán todavía los surcos recién estrenados.







domingo, 12 de febrero de 2017

Hay palabras que caen como piedras; golpes romos que amoratan el alma. Carne rota dejan. No la ves. Invisible la carne y la piel del alma.

Hay palabras que parecieran nacerse con manos que acarician, que te calan de huellas que empapan, que se llevan la sangre seca; que mojan
                                                              [labio, saliva, arteria]

Palabras mudas: las ves despeñarse de bocas de hielo que riegan de desierto tu espalda.

Palabras sordas: no escuchan el grito quedo de tus pupilas hambrientas; no escuchan el llanto (calmo como las tormentas que matan) de tus brazos desmemoriados; ni tampoco escuchan tu busca:
                                                                           
                                                                                      Buscan tus pies el caminito de piedras,
                                                                                      Buscan tus piernas el motivo [para no caer],
                                                                                      Buscan tus muslos ser hogar

Palabras boomerang: vuelven siempre. Hieren siempre. Te noquean como la primera vez. Arma arrojadiza. Metralla. Onda expansiva de esa rabia que aniquila en silencio como central nuclear que se lleva las vidas de puntillas, cobarde.

Palabras ceniza:
                       No busques.
                                       Murió el fuego.
                       No soples.
                                     Muertas las ascuas. Ceniza. Escúchalas: palabras ceniza.

Palabras gangrena. Saquean la morada sagrada de los sueños. Cercenan las alas del deseo.

Ten cuidado.
       Cierra los ojos para escuchar.
       Tápate los oídos para escuchar.
       Aprieta los labios.
       Sella con silicona hirviendo cada poro de tu piel.
       Contén la respiración.

Tu sólo escucha.  Hay en tu vientre un espejo. Rebota cada palabra en tus entrañas. Saboréala antes de abrirle la puerta, de tenderle las manos. No le dejes entrar si te sabe a bilis. Ciérrale las puertas si es ponzoña.

Tu sólo escucha. Hasta que te devuelva el espejo palabras agua, palabras savia, palabras sangre, palabras raíz, palabras suelo, palabras sustento, palabras vuelo, palabras almohada [tu cabeza en la almohada: palabras aliento]

                                                                                           Eva Mª López Álvarez




jueves, 15 de diciembre de 2016

Somos verbo.


Somos verbo.
                    VERBO.
Nada más importa.

Los adjetivos no ríen; no acarician. Los adjetivos no empapan pupilas, ni susurra hasta calar los huesos del alma adjetivo alguno: guapo, feo, rubio, esquivo.

Somos verbo.
Nada más importa.

No el que algo sea dulce: SABOREAR lo dulce.
No lo hermoso: CONTEMPLAR lo hermoso.
No lo mágico: VIVIR lo mágico.
Disfrutar.
Reir.
Soñar.
Volar
       ("pies para qué os quiero si tengo alas para volar"
                                                                   Frida Kahlo)
Leer.
Escuchar.
Cantar.
Comunicar.
Compartir.
Acompañar.
Respirar.
Contemplar.
Dormir.
Despertar.
               Abrir los ojos y saberte
                                                  [a mi lado]
Jugar.
Pensar.
Cocinar.
Tocar.
Acariciar.
Conocer
             [TE]
Reconocer
                 [TE]
Viajar.
Hablar.
Bailar.
Acoger.
Mirar.
Admirar.
Divertirse-divertirte-divertirme-divertirnos.
Aplaudir.
Comer.
Paladear.
Saborear.
Regalar-regalarte-regalarME.
Abrazar.
Crecer.
Imaginar.
Escribir.
Dibujar.
Liar.
Llorar.
Temer.
Superar.
Luchar.
Perder.
Ganar.
Abrir.
Crear.
Cambiar.
SER.
Dar-darse-darte.
Perdonar.
Buscar.
Encontrar.
Calar.
Llegar.
Intentar.
Comenzar.
Continuar.
Seguir.
Pelear.
Superar.
Vencer.
Probar.
Curiosear.
Aprovechar.
Gritar.
Permitir.
Preguntar.
Decidir.
               
Somos verbo.
                     VERBO.
                                 Nada más importa.
                                                               CAMINAR.

Los sustantivos no eligen. No empiezan. No rompen diques. No traspasan fronteras. No se cuelan en el torrente sanguíneo de quien solo espera
Somos verbo.
Todos.
Un verbo.
El único por el que nacemos, para el que vivimos, por el que morimos.
Uno.
      Un verbo.
                   El único.
AMAR
          SER AMADO.
Si tienes ese verbo...
Si lo tienes.
                 Si amas.
                     Si te aman.
Vuelas-sientes-sueñas-vives-disfrutas-contemplas-buscas-sigues-luchas-peleas-ganas-superas-vences-mueves-giras-inventas-reinventas-ríes-creas-comienzas-sigues,sigues,sigues-llegas-adelantas-compartes-[TE]regalas-creces-cambias-cantas-encuentras-entiendes-quieres-escuchas-deseas-consigues-llegas-alcanzas-saboreas-esperas-caminas-corres-planeas-contemplas-respiras-sonríes.
             VIVES.
                       Porque somo verbo.
                                                      Sólo verbo:
                                                                       AMAR - SER AMADO.
Amar a manos llenas.
                                 Saber que te aman.
                                                                 SABERLO. SENTIRLO. DISFRUTARLO. CAMINARLO.


                                                                                                                         Eva López Álvarez
Download the song “Lava” here: http://smarturl.it/dpls1Google Play: http://smarturl.it/dplgps1 Amazon: http://smarturl.it/dplams1 Streaming: http://smarturl...

sábado, 30 de abril de 2016






Bésame los huesos;
              deja descansar tu labio en el vientre de mi clavícula.

Acaricia mis pupilas con las pestañas de tu voz;
                                  enredémos[nos] ceniza y carne.


Susúrrame mañanas en las esquinas desnudas de piel
                                                                         [tiñe en púrpura el marfil]

Quédate:
            arrullo eterno el costillar que fue mi pecho,
                                                                        amor.


                                                                                                     Eva López Álvarez

domingo, 27 de marzo de 2016





Da igual que me tapen la boca;

cuando la carne es hueso,
                                        hueso el labio,
                                        hueso la lengua,
                                        hueso el sexo.

Da igual que silencien los vértices del amor redondo.

Importa una mierda que amordacen la piel, si es pergamino
                                                                             [eterno; mojado]

cuando los besos son de escarcha
                                                     [no te confundas, queman]
cuando expuesta el alma, costillar roto de tiempo
                                                                   [intactas las ganas]




                                                                                                 Eva López Alvarez

martes, 19 de enero de 2016


"Yo soy dos y estoy en cada uno de los dos por completo"

                                                                      (San Agustín)





Mírame.
           Por favor, mírame.

Cierra los ojos,
                   amor,
                      mírame.
Donde ves piel intacta:
                  lienzo para emborronar con tus dedos, amor.
Donde ves labio:
                  puerta abierta, amor.
Donde ves clavícula:
                  copa, recipiente, cóncavo
                                             [sudor, saliva, líquido el amor; amor]
Donde ves hombro-espalda:
                  almohada, cuna, cobertor,
                                             [pomada ósea para tu dolor, amor]
Donde ves pelo:
                  nido, maraña del amor recién hecho,
                                                                  deshecha la espera.
Queda hoy,
                 amor,
                       grieta,
                       derrumbe,
quedan los restos del altar quebrado;
roto el santuario de carne,
fría de muerte la piel:
           herida de muerte el alma.
Mírame.
           Por favor, mírame.
Cierra los ojos,
                     amor,
                        mírame.