domingo, 12 de febrero de 2017

Hay palabras que caen como piedras; golpes romos que amoratan el alma. Carne rota dejan. No la ves. Invisible la carne y la piel del alma.

Hay palabras que parecieran nacerse con manos que acarician, que te calan de huellas que empapan, que se llevan la sangre seca; que mojan
                                                              [labio, saliva, arteria]

Palabras mudas: las ves despeñarse de bocas de hielo que riegan de desierto tu espalda.

Palabras sordas: no escuchan el grito quedo de tus pupilas hambrientas; no escuchan el llanto (calmo como las tormentas que matan) de tus brazos desmemoriados; ni tampoco escuchan tu busca:
                                                                           
                                                                                      Buscan tus pies el caminito de piedras,
                                                                                      Buscan tus piernas el motivo [para no caer],
                                                                                      Buscan tus muslos ser hogar

Palabras boomerang: vuelven siempre. Hieren siempre. Te noquean como la primera vez. Arma arrojadiza. Metralla. Onda expansiva de esa rabia que aniquila en silencio como central nuclear que se lleva las vidas de puntillas, cobarde.

Palabras ceniza:
                       No busques.
                                       Murió el fuego.
                       No soples.
                                     Muertas las ascuas. Ceniza. Escúchalas: palabras ceniza.

Palabras gangrena. Saquean la morada sagrada de los sueños. Cercenan las alas del deseo.

Ten cuidado.
       Cierra los ojos para escuchar.
       Tápate los oídos para escuchar.
       Aprieta los labios.
       Sella con silicona hirviendo cada poro de tu piel.
       Contén la respiración.

Tu sólo escucha.  Hay en tu vientre un espejo. Rebota cada palabra en tus entrañas. Saboréala antes de abrirle la puerta, de tenderle las manos. No le dejes entrar si te sabe a bilis. Ciérrale las puertas si es ponzoña.

Tu sólo escucha. Hasta que te devuelva el espejo palabras agua, palabras savia, palabras sangre, palabras raíz, palabras suelo, palabras sustento, palabras vuelo, palabras almohada [tu cabeza en la almohada: palabras aliento]

                                                                                           Eva Mª López Álvarez




jueves, 15 de diciembre de 2016

Somos verbo.


Somos verbo.
                    VERBO.
Nada más importa.

Los adjetivos no ríen; no acarician. Los adjetivos no empapan pupilas, ni susurra hasta calar los huesos del alma adjetivo alguno: guapo, feo, rubio, esquivo.

Somos verbo.
Nada más importa.

No el que algo sea dulce: SABOREAR lo dulce.
No lo hermoso: CONTEMPLAR lo hermoso.
No lo mágico: VIVIR lo mágico.
Disfrutar.
Reir.
Soñar.
Volar
       ("pies para qué os quiero si tengo alas para volar"
                                                                   Frida Kahlo)
Leer.
Escuchar.
Cantar.
Comunicar.
Compartir.
Acompañar.
Respirar.
Contemplar.
Dormir.
Despertar.
               Abrir los ojos y saberte
                                                  [a mi lado]
Jugar.
Pensar.
Cocinar.
Tocar.
Acariciar.
Conocer
             [TE]
Reconocer
                 [TE]
Viajar.
Hablar.
Bailar.
Acoger.
Mirar.
Admirar.
Divertirse-divertirte-divertirme-divertirnos.
Aplaudir.
Comer.
Paladear.
Saborear.
Regalar-regalarte-regalarME.
Abrazar.
Crecer.
Imaginar.
Escribir.
Dibujar.
Liar.
Llorar.
Temer.
Superar.
Luchar.
Perder.
Ganar.
Abrir.
Crear.
Cambiar.
SER.
Dar-darse-darte.
Perdonar.
Buscar.
Encontrar.
Calar.
Llegar.
Intentar.
Comenzar.
Continuar.
Seguir.
Pelear.
Superar.
Vencer.
Probar.
Curiosear.
Aprovechar.
Gritar.
Permitir.
Preguntar.
Decidir.
               
Somos verbo.
                     VERBO.
                                 Nada más importa.
                                                               CAMINAR.

Los sustantivos no eligen. No empiezan. No rompen diques. No traspasan fronteras. No se cuelan en el torrente sanguíneo de quien solo espera
Somos verbo.
Todos.
Un verbo.
El único por el que nacemos, para el que vivimos, por el que morimos.
Uno.
      Un verbo.
                   El único.
AMAR
          SER AMADO.
Si tienes ese verbo...
Si lo tienes.
                 Si amas.
                     Si te aman.
Vuelas-sientes-sueñas-vives-disfrutas-contemplas-buscas-sigues-luchas-peleas-ganas-superas-vences-mueves-giras-inventas-reinventas-ríes-creas-comienzas-sigues,sigues,sigues-llegas-adelantas-compartes-[TE]regalas-creces-cambias-cantas-encuentras-entiendes-quieres-escuchas-deseas-consigues-llegas-alcanzas-saboreas-esperas-caminas-corres-planeas-contemplas-respiras-sonríes.
             VIVES.
                       Porque somo verbo.
                                                      Sólo verbo:
                                                                       AMAR - SER AMADO.
Amar a manos llenas.
                                 Saber que te aman.
                                                                 SABERLO. SENTIRLO. DISFRUTARLO. CAMINARLO.


                                                                                                                         Eva López Álvarez
Download the song “Lava” here: http://smarturl.it/dpls1Google Play: http://smarturl.it/dplgps1 Amazon: http://smarturl.it/dplams1 Streaming: http://smarturl...

sábado, 30 de abril de 2016






Bésame los huesos;
              deja descansar tu labio en el vientre de mi clavícula.

Acaricia mis pupilas con las pestañas de tu voz;
                                  enredémos[nos] ceniza y carne.


Susúrrame mañanas en las esquinas desnudas de piel
                                                                         [tiñe en púrpura el marfil]

Quédate:
            arrullo eterno el costillar que fue mi pecho,
                                                                        amor.


                                                                                                     Eva López Álvarez

domingo, 27 de marzo de 2016





Da igual que me tapen la boca;

cuando la carne es hueso,
                                        hueso el labio,
                                        hueso la lengua,
                                        hueso el sexo.

Da igual que silencien los vértices del amor redondo.

Importa una mierda que amordacen la piel, si es pergamino
                                                                             [eterno; mojado]

cuando los besos son de escarcha
                                                     [no te confundas, queman]
cuando expuesta el alma, costillar roto de tiempo
                                                                   [intactas las ganas]




                                                                                                 Eva López Alvarez

martes, 19 de enero de 2016


"Yo soy dos y estoy en cada uno de los dos por completo"

                                                                      (San Agustín)





Mírame.
           Por favor, mírame.

Cierra los ojos,
                   amor,
                      mírame.
Donde ves piel intacta:
                  lienzo para emborronar con tus dedos, amor.
Donde ves labio:
                  puerta abierta, amor.
Donde ves clavícula:
                  copa, recipiente, cóncavo
                                             [sudor, saliva, líquido el amor; amor]
Donde ves hombro-espalda:
                  almohada, cuna, cobertor,
                                             [pomada ósea para tu dolor, amor]
Donde ves pelo:
                  nido, maraña del amor recién hecho,
                                                                  deshecha la espera.
Queda hoy,
                 amor,
                       grieta,
                       derrumbe,
quedan los restos del altar quebrado;
roto el santuario de carne,
fría de muerte la piel:
           herida de muerte el alma.
Mírame.
           Por favor, mírame.
Cierra los ojos,
                     amor,
                        mírame.



sábado, 2 de enero de 2016













Porque me faltan brazos;
                                      [sólo dos, mis piernas]


[...] ojalá fuesen cientos para enredarte
                                               [enredar-nos]


No permitir frío en un sólo milímetro de tu piel;
      abarcar espalda,
                         brazos,
                               pecho
                                      y
                             vientre,
                                     muslos,
                                             nuca

[sobrante un brazo,
                     tu almohada,
                                         pluma (tus alas)]


Porque me faltan labios
                                      [besarte entero;
                                                              boca
 (déjame quedarme a vivir en tu mandíbula)
                                                             cuello - manos - alma]


Porque habrían de ser trenes mis pupilas para seguirte,
                                    andén mi vientre,
                                    raíles las líneas de mis manos
                                                   [enmarañarlas con las tuyas]


Porque me faltan brazos,
                                        joder,
                                                 solo dos, mis piernas...




Eva López Álvarez

martes, 22 de diciembre de 2015

Oficina mi vientre, navidad.



Amontono los días a los pies de la cama;
                                                        no quiero vivirlos.

Hay mercurio en los diciembres;
sólo pasado en los primeros de enero
                                                 [tentáculos de ayeres prendidos a la piel]

Hacinar las lágrimas en la esquina,
hacer montoncitos de llanto:
arsenal de tristeza
                 [jamás supuse encadenar el alma a la víspera:
                                         saber que no hay latido:
                                                   que seco el labio,
                                                   que mármol la espalda,
                                                   que ceniza el envés de los muslos,
                                                   que polvo el deseo ahogado]

Estrangulo amaneceres,
arranco las hojas del calendario
                            hasta dejar desnudo este diciembre
                                                            [oficina mi vientre, navidad]

Espera; la línea de mis manos.


                                                                                                         Eva López Álvarez