sábado, 22 de noviembre de 2014



Cercada el alma por alambre de espino;
              no sangra
                             [sólo humo en sus venas;
                                      escarcha en las arterias]
              pero duele inmenso.
                      Duele sin aristas, como la gota que hace herida.

                      Herida enrobinada:
                                  ya no hay polvo de hadas sobre la piel,
                                                   polvo naranja,
                                                             el óxido,
                                                             sobre falanges que aun te buscan.

                                                             
                                                                                                       Eva López Álvarez


martes, 18 de noviembre de 2014



Son las esquinas fértiles:
                            escalones,
                                recodo,
                                  barandilla.
Rincones y números:
                        aritmética de palabras de amor:
                                                   sumar deseos,
                                                 restar silencios.
                                  Se multiplican las ganas;
                                       dividendo el Tiempo,
                             divisor, las agujas del reloj,
                                         cociente un número
                                                     [el que resuelve edades,
                                                                      salda deudas,
                              evoca futuros que adolecen de pasado]

Llueven firmamentos que hacen círculos
                                            [perfecto imposible]
                                          de las aristas de las agendas,
                                                                de los diarios,
                                                                de las alarmas...


                                                                          Eva López Álvarez






domingo, 9 de noviembre de 2014


Baila conmigo,
              amor,
                 al filo de una palabra;
llévame a tí en cada sílaba tónica;
que marquen las tildes los pulsos que arrastran tu labio al mío.

Baila conmigo,
               amor,
                   en las esquinas de los silencios
                                                   que
se escuchan como ruido de trenes que viajan por raíles de lluvia.

Bailemos círculos,
                  amor;
                     antiguas líneas rectas que fueron búsqueda fértil.

Baila conmigo,
             amor,
                sobre las líneas de mis manos:
                                               desdibújalas, por favor...
                                               escribe un nudo de versos:
                                               el verso del destino,
                                               el verso de la vida,
                                                 
                                                   y

                                               susúrrame al oído la vida
                                                                            que trazaste para mi...


                                                                                         Eva López Álvarez


http://www.youtube.com/watch?v=kVT-XykIKkM

jueves, 6 de noviembre de 2014



Duele caminar.
                Aguijones oxidados de fronteras lacerantes
                                  se clavan en la piel que creíste de acero.

Y caminas.
         Sangran las huellas cuando sabes el hormigón estéril.



                                                                   Eva López Álvarez





miércoles, 15 de octubre de 2014



Trazar elipses;
           buscar esquinas
                            [oscuras]
                      para besar[te]
                                     en tus líneas rectas...


Enredar cientos de miles de curvas
                                             [bruma, nebulosa; tu]
           en el segmento acotado entre tu realidad y la mía.

Crear intersecciones imposibles:
donde las leyes enumeran tangentes,
                                                  secantes
                                                       y 
                                                        conjuntos disjuntos

Escribir "bersos" a golpe de labio húmedo,
                                            olvidado de caminar desiertos...


                                                                                                  Eva López Álvarez



viernes, 10 de octubre de 2014



Umbral es la nuca desnuda;
                             dejar palabras anidadas entre fronteras
                                                             [banderas blancas;
                                                            estandartes mudos]
                             alfileres de madera liberan lienzos de cortinas que ciegan;
                             acarician la piel del alma los dedos de las intenciones
                                                                                               [lejos las manos;
                                                                                   pura falacia la distancia]


                            munición de versos la penumbra misericordiosa
                                                                que cercena los amarillos
                                                                  [preñados de realidades]



                                                                                                          Eva López Álvarez



domingo, 11 de mayo de 2014



Desolación es encontrar a cada paso las huellas que no busco [no logro encontrarte]; andar las aceras y desandarlas para reconocer al menos unos pasos, los míos, siempre solos. Y no encontrate.

Asfalto de pájaros sin alas que reptan angulosos pasados; y los árboles, desnudos de hojas en las que escribir ¿dónde estás? y anotar mi dirección por si un día, tal vez, solo tal vez, te decides a buscarme.

Y que nada te toque; equidistancia perfecta en derredor tuyo. Lejos. Ajeno.


Abandono es tropezarte con los pasos que anduvieron otros que jamás se quedaron contigo. Tacones sin tapa vestigio de la prisa. Botas fuertes como la soledad abrigo de los charcos cuando se llenan de fracasos. Zapatitos de princesa que huyó descalza [jamás dejó de croar la rana; yermo su beso; prostituída su ingenuidad]. Y sandalias; sandalias que no lograron vestir de verano los pies que dibujaban el pavimento con trazos de invierno eterno.

Ventanas que no miran; eso es la Tristeza. Puertas de vanos cerrados en vano [huyeron todas las palabras hace siglos].

Abulia es el cielo que ya no quiere llorar. Rotas las nubes: secas de bocas de rictus amargos como la hiel. Los besos en la bolsa de la basura.

Y caminar. El alma bajo el sombrero. La cremallera entreabierta por la que un día se escapaban caricias, sellada de ausencias.

Caminar.
            Lloviéndome a cántaros las huellas que no busco
                                                                            [no logro encontrarte]

Eva López Álvarez
 
 
 

Que mi cuerpo
                [entra],
            tu hogar, amor.

Abrir ventanas;
         quitar candados,
                   tender puentes como brazos abiertos.


Que venir a mi cuerpo,
                                 amor,
                       volver a casa; 
                                    sentirte en casa, al fin.

Y mi piel, en cambio, cada día distinta
                                 [no la encontrarás jamás igual];
                                 ajena a los lunes,
                                 a los despertadores,
                                 a las agendas
                                              [intacto el sabor de hogar].

De mi espalda, amor,
                       brota una raíz 
                                      [para cuando necesites un suelo]
y
la cuna de unas alas 
                       [para cuando quieras infinito]

De mi boca, amor,
                   besos con sabor al vuelo de un caballo de cartón...

Y mi alma
        [enredada en la carne de tus intenciones]
prepara café para dos
                     mientras deletrea en silencio tu nombre.


                                                                                   Eva López Álvarez



jueves, 8 de mayo de 2014



Prepararé dos tazas de café,
                                   amor
                                   no importa que no estés
                                                          [si estás].

Encenderé un cigarro,
                 mientras los versos prenden solos;
                              [hiedra voraz crecida de los termómetros en rojo]

Recordaré
       cada segundo que no vivimos
               mientras vivo estas horas ausentes de mí.

Mudaré la piel sometida a la memoria [tirana];
                       para regalártela ahora;
                                               desmemoriada.

Y
besarte;
      al filo de lo imposible...
               en un tiempo que no existe...



                                                                                  Eva López Álvarez


martes, 29 de abril de 2014



Espérame;
        en un semáforo.

El tiempo en rojo, el que detiene nuestros pasos,
                                                  puede regalarnos la vida entera
                                                                            [la llevo siempre conmigo, por si te encuentro]


Espérame;
        en un charco.

Cuando las aceras resbalan,
             cuando nuestras huellas se diluyen...
                                                ¿a quién le importa si para nosotros es océano?

Espérame;
       la vida que quiero cabe en el tiempo que dura un café...

Los años restantes se esfuman entre las garras de las certezas.

                                                                                               Eva López Álvarez



domingo, 27 de abril de 2014

video


Mi más sincero agradecimiento a ARGOS LITERARIA, a Juan Andújar, Antonio Avilés, Carlos H. Millán, Mª Carmen Rodríguez Muñoz. Por ser como sois; solo eso... Todo eso...

sábado, 26 de abril de 2014

Llévatela;
       mi máscara. Lo que ven
                                     [los demás].

Ya no la quiero;
           ya me desnudé.

Déjala caer...
          como yo dejé caer el vestido que disfraza mi piel
                                                             [solo necesito tus manos]

Amasijo de mentiras vestidas de sonrisa;
                                                  hasta hoy.
Elocuente mi piel.

                                                                                                   Eva López Álvarez



Son tuyos mis versos,
                          amor;
has vestido de cuero mi razón,
                                        amor.

Roto el orden,
        rota la secuencia,
               rotos los tiempos...
                                     amor.

Saberlos tuyos,
                   amor;
mis versos; tuyos.

Saberte vivir un instante en uno solo de mis puntos suspensivos.
Saberme en lo que devuelve el espejo cuando te miras.

                                                                                                        Eva López Álvarez



Tengo dos ojos; ni grandes ni pequeños; ni bonitos; ni feos. Pero miran mis ojos como si no hubiese otra retina mas que la tuya; miran mis ojos con mi alma desnuda; miran mis ojos cada color que los amaneceres [aun de alquitrán] me regalan...

Mis dos ojos; ni grandes ni pequeños; ni bonitos; ni feos, se acurrucan en un nido hecho de patas de gallo; arrugas nuevas de heridas viejas; de algunas soledades; de mágico tiempo anidado en cada surco vivo. 

Tengo una nariz; grande; paradigma del soneto de Quevedo durante mi adolescencia [recuerdo la conmiseración de mi profesor de literatura ante la burla de los colegas; y lo hago con inmenso cariño: tanto el recuerdo del profe "el Salvaje" lo apodábamos, como de los compañeros]. Cómplice mío hoy. Soy lo que soy. Y me regala aromas. Todos. Aspiro el aroma de tus silencios cuando vienen cargados de soledad y, ¡ojalá! al aspirar las arrancase de tí... te liberase de ellas...

Tengo una boca; ni grande ni pequeña; ni hermosa ni fea. Pero... la comisura de mi boca es recodo de mi alma y encaja a la perfección con la piel de los labios de la tuya. Mi boca besa como habrían de besar las ventanas si lo hicieran; las que miran al infinito; las que abren tus horizontes; las que rompen el tedio de las paredes cerradas.

Tengo unas manos; casi siempre hinchadas. Demasiado trabajo a cuestas. Pero mis manos construyen momentos. Cuando recortan cartulinas inventando inverosímiles formas... y cuando acarician. Las venas hinchadas, versos de amor, entonces.

Tengo dos orejas; ventana ni grande ni pequeña, ni bonita ni fea de dos oídos que me regalan las emociones que arrastra una canción. Un susurro. Una palabra, queda, en los límites de mi cuello.

Tengo dos pies que se convierten en alas cuando me llevan donde la palabra que esperaba llega; tengo dos pies que recorren distancias a golpe de sueños. Que borran espacios en cada deseo.

Tengo centímetros y centímetros cuadrados de piel viva. Dibujada con algunos lugares donde se detuvo el tiempo. Escrita con alguna cicatriz que tatúa la palabra MADRE y me arranca sonrisas con dos nombres propios; los de mis hijos; mi razón...Expectante. De futuro. Por escribir en cada pliegue. 

Da igual que la vida nos atropelle a veces....
Da igual que quiera dejarme sin nada...

Mis retinas dibujarán los deseos que yo quiera; mi alma se llenará de canciones [todavía]; mis manos crearán, ojalá, el motivo de tu sonrisa; mi boca, la comisura de mi boca, guardará secretos y besos y anhelos....

Gracias a la vida...que me ha dado tanto...

                                                                                                                      Eva López Álvarez




Que las paredes pueden ser negras
                                     [y bañarte de hogar];

que el suelo, colchón;
                   que un puñado de piedras, almohada;

que la multitud, íntima;
                        los grises, arcoiris con principio en tu piel, final en la mía.

que tus silencios, mi canción
                          [nana de las almas viejas]

tus manos, raíces;
                 tu aliento, paraguas contra mis huracanes de palabras heladas.

Aquí me quedo;
                       amor.

                                                                                Eva López Álvarez




Perdona; este trozo de piel es mía; no sabía dónde la puse... La daba por perdida.

Ha sido al verte; lo reconocí. Debió arrastrarlo hasta aquí el viento; caprichoso el azar. Pero... es mía. De hecho ya no sentía. Y, al saberla ahí, aun sin recuperarla todavía, el interruptor de mi sistema límbico se puso en marcha. Ahora tengo un nudo en el estómago. Y mis ojos viven en la comisura de tu labio.
No te estoy mordiendo; ni siquiera es besarte. Solo es la necesidad de recuperar mi trozo de piel viva.
Pero está ahí; justo donde la punta de los dedos de tu alma asoma, por donde resbalan las palabras y lloran los silencios. 

Es mía; entiéndelo...

Es el umbral en que descansa, a ratos,mi razón, mi cordura... Es la frontera entre el tiempo que discurre y el instante que vivo. Es la derrota de los indicativos que siempre son espejo, jamás lienzo, papel en blanco...

Ya te digo que lo siento.... voy a acercarme lento e intentaré hacerlo suave...Es mía [franja incierta de certezas olvidadas]; entiéndelo...

                                                                                                                            Eva López Álvarez



miércoles, 16 de abril de 2014

Finales que empiezan a diario;
           como esos principios que mueren cada ocaso.

Atesoran mis arrugas tristezas centenarias,
               custodian mis retinas desengaños milenarios.

Guardan mis muñecas cicatrices de los cortes salvajes 
                                  que el bisturí de los olvidos dibujó, pertinaz, un día tras otro...

Como mis rodillas: 
                pilares en ruinas.

                                                                                                       Eva López Álvarez


Ciñe mi alma,
               amor,
a base de palabras
                    [cremallera perfecta que ensamble tus silencios con los míos].

Viste mi desnudez,
                       amor,
a base de palabras
                  [corsé capaz de someter los vacíos que grita cada poro de mi piel].

Quédate a vivir,
                     amor,
en el pliegue [vértice de mi carne] que pone fin a mi cuerpo,
                                                         que abre mi alma de par en par...

                                                                                                        Eva López Álvarez



martes, 15 de abril de 2014



Tenderé un puente a tus silencios
                             que habrá de rescatar las palabras que guardas
                                                               las letras que desordenas... y callas

                                                                                   [tal vez.... una lleve mi nombre]

                                                       

                                                                                                      Eva López Álvarez






Solo queda un lugar en que habita el deseo;
                                                        lagrimal húmedo.

Todo lo demás:
              piel, carne, labios...
                                        seco.

Bésame.
            En el vértice mojado de deseos inconclusos;

Sé solo labio.
                   En el ángulo muerto en que rompen los ayeres.

Sed;
     sed desgarrada por robar una sola de mis lágrimas
                                                              [mar muerto de tristezas antiguas]



Tu lengua;
      tu lengua fértil abre el camino:
                                           rompe,
                                           rasga,
                                           horada,
                                           resquebraja,
                                           escinde,
                                           perfora,
                                           agrieta,
                                           parte,
                                           hiende:
                                                  mi dolor estéril.

Tócame;
         tócame con tus manos sólidas la piel líquida de mi alma, deshecha en hieles viejas...

                                                                                                          Eva López Álvarez



PRESENTACIÓN POEMARIOS....(con magia...)

video

martes, 8 de abril de 2014

Bésame bajo la piel;
    hazle el amor a mi llanto;
         susúrrale a mis silencios...

Hay tormenta en mis entrañas.

Lluéveme,
               amor,
                       que estoy seca...

                                                     Eva López Álvarez




domingo, 23 de marzo de 2014



La vida se les puso puta. A los dos. Largo tiempo. Les llovieron los segundos [todos los segundos]; les tronaron las horas; aluvión salvaje de años que los arrojaron a una vejez sorpresiva, como si no estuviese prevista... Les llegó sin que ninguno de ellos se diese cuenta de que su juventud se murió en un charco; que la madurez de carne todavía firme y amor anclado en las tripas se moría en otro charco.

Se les puso puta la vida, mucho. A los dos.

Ella se dejó los besos que le brotaban cada vez que lo pensaba abandonados en las manos que no la quisieron jamás. Mientras, trabajaba, amanecía, se abandonaba a los insomnios que robaron las ilusiones, que vaciaron las esperas.

El se dejó los abrazos que le nacían cada vez que la soñaba abandonados en unos ojos en los que no se reconoció nunca. Mientras, trabajaba, amanecía, se abandonaba a los insomnios que robaron la espera que vació todas las esperanzas.

La vida, ya sabes, se les puso muy puta.

Pero incluso la vida envejece y se cansa y baja la guardia y se cree vencedora de una guerra cruenta en la que los dos vencidos atesoraban deseos olvidados en cada una de sus arrugas [todavía; a pesar de todo].

La vida los creyó ausentes de sí mismos. Los creyó vegetando a la espera de una muerte cercana. Y miró a otro lado.

Ellos se encontraron en la aséptica sala de espera de un centro de salud.
Ninguno de los dos tuvo duda alguna. Ella lo supo aun antes de mirarlo. El la sintió, aun antes de mirarla. Sus ojos se sonrieron mientras sus manos, viejas, temblaban por el incipiente Alzheimer y la emoción adolescente. Sus labios temblaron por las molestias propias de la dentadura postiza y por los besos guardados, los besos soterrados, los besos jamás dados.
Sus ojos se sonrieron. 
El le dijo:

- Te espero. Guardaré tu bolso, si quieres. Llevo esperándote toda la vida. Meteré en tu bolso todos los besos que no pude darte. Todos los abrazos que guardé durante años. Todo el deseo que un día tras otro se apoderaba de mí al soñarte; ya no recuerdo cómo era; mi cuerpo apenas siente. Pero son tuyos, amor. Siempre lo fueron.

Ella asintió.Al fondo de las arrugas se adivinaba una sonrisa.

- Las pastillas del azúcar. Las de la tensión. Las de la memoria. No tardaré mucho, amor. Olvido casi siempre las del azúcar. Casi nunca tomo la de la tensión. Pero jamás me olvido de la memoria. No quería olvidarte.

Cuando salieron del aséptico centro de salud, el tomó su temblorosa mano.

- Nos morimos, amor. Nos llevamos muriendo toda la vida, amor. ¡Vivamos una noche!
¡Vayámonos al mejor hotel de la ciudad! A la suite nupcial. Ahora. Tenemos todo lo necesario: nuestra vejez; nuestro amor hambriento; las pastillas que nos permitirán ser testigos de otro amanecer, al menos.

- ¡Vayámonos!. Ahora.

El recepcionista se mostró incrédulo.

- ¿La suite nupcial? ¿Se acaban de casar?

- Un amor de juventud, nada importante. Dijo él, irónico.

Pidieron cava, conscientes de que no podían beberlo. Pidieron la mejor cena, conscientes de que no podían comerla (la acidez habría de ser atroz)..
Se metieron en la cama. Con la emoción de la primera vez. Se abrazaron.

- ¿Qué hacemos? - se sonrieron.

- Nos recrearemos en cada detalle. Nuestros cuerpos quizás ya no son capaces de amar, de hacerse el amor, de excitarsen siquiera. Mi corazón no resistiría la lucha imposible por llenar cada milímetro de tu cuerpo de mí. Soñé mil noches con tocarte, desnudarte, besarte, acariciarte, sentirte, tenerte; follarme ese trocito de tu alma que lograba atrapar al mirarte tan dentro que duele.
Pero nuestras almas ... mi alma se muere porque le describas el beso que tus labios ya no alcanzan a dar...
Mi alma se muere porque te recrees al elegir las palabras que me cuenten cómo te desnudarías para mí...cómo lo habrías hecho; cuánto deseabas hacerlo.
Mi alma espera impaciente escuchar tu voz, cansada de esperas, contarme, describirme cómo tu boca de antaño jugaba en mi espalda cuando todavía no tenía forma de interrogación cerrada, cansada de preguntarse por qué...
Mi alma abre cada sentido: vista, oído, gusto, olfato, tacto, a la espera de tu alma desgranando, mientras resbala la noche, cómo hubieses sentido mis manos en tus hombros, tu pecho, tu vientre, tus muslos, tu espalda.

La noche se cansó... ellos, no. Amanecía en la suite nupcial mientras la noche de bodas de aquellos dos viejos no se apagaba.

- Las palabras no se gastan, amor. Las tengo todas nuevas; no se arrugan las palabras; no enferman; no mueren... son redondas como el deseo; sin aristas, sin cantos, sin esquinas, sin vértices. Te haré el amor con palabras cada día; recrearé cada deseo yermo de ayer con palabras; hasta que ni las pastillas del corazón sirvan ya para nada... y muera.

Eva López Álvarez





jueves, 20 de marzo de 2014

Arrullo; cuna; cobijo.
                      Tus manos.
Consuelo; quietud; calma.
                              Tus palabras.
Deseo; espera; mañana.
                         El filo de tus silencios
                                        [a punto de llover cuanto no puedes susurrarme].
Suelo; pared; techo.
                      Tus brazos alrededor de mi ausencia.
Ancla; puerto; destino.
                       Tus piernas envolviendo mi alma.
Camino; recodo; hogar.
                           Tus huellas en mi espalda.



Eva López Álvarez



miércoles, 19 de marzo de 2014


Arrancar de cuajo el deseo;
                            cada deseo.


De qué me sirve esa enredadera voraz del color de tu boca;
            para qué los nudos, tan viejos de olvido,
                                          que el secundero amputó el extremo del que tirar....

Para qué las astillas
                   [esperas inútiles]
              en cada poro de mi piel;
para qué la alquimia en la boca del estómago
                                       si la brújula solo marca distancia[s]...

Arrancar de cuajo el deseo;
                            cada deseo.


Para qué tu voz en mi ombligo,
               la punta de tus ojos en mi espalda,
               las huellas de mis manos
                                          acariciando la espuma de un mar que no es mío.


                                                                                              Eva López Álvarez




miércoles, 26 de febrero de 2014



Si pudiera engañar al amanecer;
                                a los amaneceres.

                                           Si pudiera.

Amputar al menos uno de los tentáculos asfixiantes de la Tristeza.

                                                                                  Si supiera.

Desanclar mi memoria de tus pasos
                                  [paralelo perfecto en presente];
mentirle a la piel como a las aceras.

                                      Si supiera.

Mirar sólo a través de mis ojos;
sacar mis pies de tus botas;
dejar de tocar con tus manos.

                            Si pudiera.

Silenciar el ruido salvaje que tu silencio arrojó a mi alma.
Desterrar el miedo que habita en los espejos.

                                                    Si supiera.
                                                    Si pudiera.

Pasar las hojas del calendario [arrancar las vestidas de ayeres].
Borrar mi epitafio y tatuarme un verso en la piel de mármol.
Planchar las arrugas que me escupió el olvido.

                                                     Si supiera.

Deshacer el ovillo que son mis tripas;
               gangrena emocional de punto y seguido.

                                                           Si pudiera.


                                                                                  Eva López Álvarez



martes, 25 de febrero de 2014


Destrozar las esperas;
                            al fin.
                                Contigo.

Tal vez no reparaste en cuántas esperas supura cada poro de mi piel.

Sudo esperas;
               quiero sudarlas todas.
Y, deseo, sean tus manos en mí el modo de sudarlo todo.

Sudar la espera; el desconsuelo; el abandono.
Sudar el olvido; la rabia; la soledad.

Quedar vacía;
                hueca de esperas;
                                      al fin.
                                            Contigo.

                                                         Eva López Álvarez


lunes, 24 de febrero de 2014

Tenderé la colada de mis rutinas al sol;
                             [aun envuelta en nubes preñadas de lluvias viejas]

Y esperaré.
           Desnuda.
Esperaré.

Tenderé la colada de mis dudas a expensas del viento;
                             [aun con la certeza de que hay humedades que no se curan jamás;
                                                                                      humedades de casa en ruinas]

Y esperaré.
           Expuesta.
Esperaré.

Jugaré a someter los rizos que enredan mis soledades;
                            [aun sabiendo que la dicha lacia y carente de nudos dura un instante]

Y esperaré.
          Despojada de las mentiras que cuenta mi ropa.
Esperaré.

Me fumaré los sueños que jamás se cumplieron.
      Torcida la cuerda que ata mis pasos,
                                   que ha de secar las calles que me quedan por andar,
                                   que ha de erradicar las humedades que pudren mi alma,
      me queda retar[te];
             me queda soñar[te];
                    me queda desafiar[me]

                                                                                              Eva López Álvarez


sábado, 22 de febrero de 2014

Me faltaron los brazos
                  [los abrazos].

Recrea mi alma un abrazo infinito;
                             nudo irresoluble de ganas y esperas;
                             maraña indivisible de manos vivas.

Invisible mi cuerpo en medio de un abrazo;
olvidado el frío;
desterrado el olvido.

Emborronar los límites:
                        del cuerpo,
                                 del alma;
                        tripas,
                             ojos;
                        manos;
                            huellas;
                        huesos;
                            carne.

Cruzar la frontera;
           regalarme entera.

Me faltaron los brazos
                  [los abrazos].

Recrea mi alma un abrazo infinito
                        que me empuja a desandar la mañana y abandonarme a la noche,
                                                                                    [germen de ilusiones; rotas a la luz del día]




                                                                                                                         Eva López Álvarez


Se me enredan las ideas en el invierno;
           se enmarañaron mis horas en el otoño.

Hielo de enero en un marzo incipiente que cuartea mi piel
                                                          como el olvido hizo añicos la memoria.

Huelen a frío las manos
                    desnudas de tacto.

Me sabe la lluvia a abrazos;
raíces de papel sustentan mis piernas
                                      [escarchadas de silencios].

                                                                            Eva López Álvarez


lunes, 17 de febrero de 2014

EL COLECCIONISTA DE ATARDECERES



La vida nos hace coleccionistas.
                                     Siempre.
                                     Aun sin saberlo; sin reparar en ello; sin ser conscientes…

Coleccionamos segundos, minutos, horas, días, meses, años; respiraciones [inspiraciones hirientes a veces, expiraciones corrompidas de cansancio]; miradas, retinas, fotogramas; coleccionamos desayunos, comidas, cenas, digestiones; coleccionamos besos, caricias, tacto; coleccionamos soledades, abandonos, noches estériles otras veces; coleccionamos luces, sombras; realidades; coleccionamos adoquines de las aceras que separan nuestro origen de nuestro destino diario (tantas veces repetido).

Coleccionamos páginas leídas que nos arañaron por dentro, que configuraron parte de nuestras emociones, que alimentaron alguno de nuestros sueños, que arrancaron mas de una lágrima; coleccionamos lágrimas también [traslúcidas como el desconsuelo; negras como las soledades]; coleccionamos sonrisas: sonrisas espontáneas, forzadas, diáfanas, expuestas, delatoras, invasoras, seductoras, afiladas; coleccionamos ayeres [cóncavos o convexos a expensas de nuestra memoria, cruel o misericordiosa en según qué ocasiones]; coleccionamos decepciones; desilusiones; desengaños; desarraigos; desasosiegos; desconsuelos; demasiados.

Coleccionamos versos que tatuaron la piel de nuestros huesos, la piel de nuestras almas, la piel de nuestros besos [los que nunca dimos]; coleccionamos tikets de la compra que nos recuerdan que estamos vivos, que comemos, que bebemos, que nos aseamos, que nos perfumamos, que fregamos y limpiamos y barremos el polvo de nuestras huellas vitales; coleccionamos películas; canciones; coleccionamos anuncios de televisión que atan nuestras infancias a un bote de cacao o al aroma de una margarina; coleccionamos sueños impuestos por las comedias románticas.

Coleccionamos palabras; palabras pronunciadas por el corazón; palabras dictadas por la razón; palabras susurradas por la piel incandescente; palabras que te vuelven mejor; palabras que te definen; palabras que huelen a pan o palabras afiladas como astillas de hielo; palabras gritadas por las entrañas; palabras jeroglífico deletreadas por nuestras manos esquivas frente a según quién; palabras morfina; palabras letales; palabras emponzoñadas; palabras desnudas; mentirosas; sinceras; palabras diminutas que ensanchan en alma o grandilocuentes términos que entornan los ojos del alma; palabras mudas, elocuentes, borrosas; palabras puerta; palabras ventana; palabras reja; palabras grillete, cadena, espino. Palabras distantes, palabras distancia. Palabras amor, amante, amado; palabras víscera; palabras de papel, de hormigón o de acero. Palabras café.

Coleccionamos silencios; silencios voluntarios, necesarios, oportunos. Silencios que matan, silencios abisales; silencios mortales. Silencios huecos; silencios silencio; pero también silencios preñados de palabras caudal, palabras torrente...

Coleccionamos cortes de pelo; coleccionamos modas: vaqueros de campana; jeans slim; coleccionamos tacones [cubanos, cuadrados, de aguja, rectos, hacia dentro, hacia afuera]; coleccionamos americanas de cuadros, de raya diplomática, lisas e inmaculadas como las tardes de invierno; coleccionamos corbatas [anchas o estrechas; con estridentes dibujos o simetrías absurdas que retan al azar sin éxito alguno]; coleccionamos collares: pequeños y finitos, salvajes y osados; livianos o pesados; románticos o góticos.

Coleccionamos pasos de baile que reprimimos a cada paso que andamos con mesura por las aceras grises, por el asfalto negro, por la sobria tarima, por el gres resbaladizo como el mañana, por el terrazo moteado de piedras como nuestros corazones de golpes…

Coleccionamos recuerdos; coleccionamos mentiras; coleccionamos verdades como puños; coleccionamos botones que cayeron de nuestras camisas, chaquetas, pantalones [los guardamos como si abrochasen, sujetasen, fijasen las canas que asoman a la adolescencia que vestía aquel botón]

Coleccionamos conocidos; a unos los queremos, nos importan, nos duelen sus duelos, nos sangran sus heridas, nos abren ampollas sus fracasos; a otros los admiramos; incluso a algunos los apartaríamos de nuestro lado. Coleccionamos vecinos a los que saludamos de distinto modo sólo mirando las ropas que exhiben sus cuerdas de tender en los delatores patios de luces. Coleccionamos profesores que nos marcaron, nos condicionaron, nos apoyaron o nos hicieron dudar; coleccionamos saludos.

Coleccionamos olvidos. Olvidos voluntarios [supervivencia en estado puro]. Olvidos oportunos, condicionados, forzados, inducidos. Olvidos espontáneos; olvidos atroces a manos del tiempo que roba neuronas que confunde dendritas y axones que anula jirones de nosotros. Olvidos terapéuticos. Olvidos misericordiosos.

Coleccionamos mañanas. Los que soñamos cada noche. Los mañanas que nos gustaría vivir, los que finalmente no suelen poblar las agendas futuras.

Si… somos coleccionistas…
La vida nos hace coleccionistas.
                                     Siempre.
                                     Aun sin saberlo; sin reparar en ello; sin ser conscientes…

Coleccionamos amaneceres y…
                                               hay quien colecciona atardeceres; y eso es magia porque un atardecer encierra tantos matices, tantos colores, tantas evocaciones que encierra un mañana, un olvido, un rostro, un recuerdo, un paso de baile, mas de una palabra y, sin duda, muchos versos….

                                                                                                                           Eva López Álvarez




miércoles, 12 de febrero de 2014

video




Llorar en negro…

Llorar en negro las aceras grises de cifras añejas que envuelven de polvo tus pasos…

Llorar en negro;
            lágrimas negras en el fregadero irónico vestido de espuma verde; esperanza incierta...
            negro llanto en el rumor de alcantarillas desbordadas de ayeres. De la rabia que escupen los destinos mutilados del presente que nunca soñaste.

Lágrimas de alquitrán en los patios de los colegios cuando los pisas con americana gris.
Llorar por las manos.
Llora mi boca manantiales de agua salada.

Lloran mis muslos
                  [tan secos, tanto tiempo atrás...]

Lloran silencios mis oídos abiertos de par en par.
Llora mi piel gotas de desconsuelo.

Lloran mis entrañas
 toneladas amargas de bilis emponzoñada.

Lloran mis huesos
                  espuertas de ceniza yerma de todo rescoldo.


Y  llueve.
Y  llueve.
             Llueve en negro…
Caen aguaceros de soledad,  llueve a cántaros el abandono…
Gotas negras que forman charcos de petróleo salado del olor de la tristeza.

Llorar en negro… mientras llueve en negro…
Llorar en negro y aun así… buscar un verso…


                                                                          Eva López Álvarez