martes, 29 de abril de 2014



Espérame;
        en un semáforo.

El tiempo en rojo, el que detiene nuestros pasos,
                                                  puede regalarnos la vida entera
                                                                            [la llevo siempre conmigo, por si te encuentro]


Espérame;
        en un charco.

Cuando las aceras resbalan,
             cuando nuestras huellas se diluyen...
                                                ¿a quién le importa si para nosotros es océano?

Espérame;
       la vida que quiero cabe en el tiempo que dura un café...

Los años restantes se esfuman entre las garras de las certezas.

                                                                                               Eva López Álvarez



domingo, 27 de abril de 2014

video


Mi más sincero agradecimiento a ARGOS LITERARIA, a Juan Andújar, Antonio Avilés, Carlos H. Millán, Mª Carmen Rodríguez Muñoz. Por ser como sois; solo eso... Todo eso...

sábado, 26 de abril de 2014

Llévatela;
       mi máscara. Lo que ven
                                     [los demás].

Ya no la quiero;
           ya me desnudé.

Déjala caer...
          como yo dejé caer el vestido que disfraza mi piel
                                                             [solo necesito tus manos]

Amasijo de mentiras vestidas de sonrisa;
                                                  hasta hoy.
Elocuente mi piel.

                                                                                                   Eva López Álvarez



Son tuyos mis versos,
                          amor;
has vestido de cuero mi razón,
                                        amor.

Roto el orden,
        rota la secuencia,
               rotos los tiempos...
                                     amor.

Saberlos tuyos,
                   amor;
mis versos; tuyos.

Saberte vivir un instante en uno solo de mis puntos suspensivos.
Saberme en lo que devuelve el espejo cuando te miras.

                                                                                                        Eva López Álvarez



Tengo dos ojos; ni grandes ni pequeños; ni bonitos; ni feos. Pero miran mis ojos como si no hubiese otra retina mas que la tuya; miran mis ojos con mi alma desnuda; miran mis ojos cada color que los amaneceres [aun de alquitrán] me regalan...

Mis dos ojos; ni grandes ni pequeños; ni bonitos; ni feos, se acurrucan en un nido hecho de patas de gallo; arrugas nuevas de heridas viejas; de algunas soledades; de mágico tiempo anidado en cada surco vivo. 

Tengo una nariz; grande; paradigma del soneto de Quevedo durante mi adolescencia [recuerdo la conmiseración de mi profesor de literatura ante la burla de los colegas; y lo hago con inmenso cariño: tanto el recuerdo del profe "el Salvaje" lo apodábamos, como de los compañeros]. Cómplice mío hoy. Soy lo que soy. Y me regala aromas. Todos. Aspiro el aroma de tus silencios cuando vienen cargados de soledad y, ¡ojalá! al aspirar las arrancase de tí... te liberase de ellas...

Tengo una boca; ni grande ni pequeña; ni hermosa ni fea. Pero... la comisura de mi boca es recodo de mi alma y encaja a la perfección con la piel de los labios de la tuya. Mi boca besa como habrían de besar las ventanas si lo hicieran; las que miran al infinito; las que abren tus horizontes; las que rompen el tedio de las paredes cerradas.

Tengo unas manos; casi siempre hinchadas. Demasiado trabajo a cuestas. Pero mis manos construyen momentos. Cuando recortan cartulinas inventando inverosímiles formas... y cuando acarician. Las venas hinchadas, versos de amor, entonces.

Tengo dos orejas; ventana ni grande ni pequeña, ni bonita ni fea de dos oídos que me regalan las emociones que arrastra una canción. Un susurro. Una palabra, queda, en los límites de mi cuello.

Tengo dos pies que se convierten en alas cuando me llevan donde la palabra que esperaba llega; tengo dos pies que recorren distancias a golpe de sueños. Que borran espacios en cada deseo.

Tengo centímetros y centímetros cuadrados de piel viva. Dibujada con algunos lugares donde se detuvo el tiempo. Escrita con alguna cicatriz que tatúa la palabra MADRE y me arranca sonrisas con dos nombres propios; los de mis hijos; mi razón...Expectante. De futuro. Por escribir en cada pliegue. 

Da igual que la vida nos atropelle a veces....
Da igual que quiera dejarme sin nada...

Mis retinas dibujarán los deseos que yo quiera; mi alma se llenará de canciones [todavía]; mis manos crearán, ojalá, el motivo de tu sonrisa; mi boca, la comisura de mi boca, guardará secretos y besos y anhelos....

Gracias a la vida...que me ha dado tanto...

                                                                                                                      Eva López Álvarez




Que las paredes pueden ser negras
                                     [y bañarte de hogar];

que el suelo, colchón;
                   que un puñado de piedras, almohada;

que la multitud, íntima;
                        los grises, arcoiris con principio en tu piel, final en la mía.

que tus silencios, mi canción
                          [nana de las almas viejas]

tus manos, raíces;
                 tu aliento, paraguas contra mis huracanes de palabras heladas.

Aquí me quedo;
                       amor.

                                                                                Eva López Álvarez




Perdona; este trozo de piel es mía; no sabía dónde la puse... La daba por perdida.

Ha sido al verte; lo reconocí. Debió arrastrarlo hasta aquí el viento; caprichoso el azar. Pero... es mía. De hecho ya no sentía. Y, al saberla ahí, aun sin recuperarla todavía, el interruptor de mi sistema límbico se puso en marcha. Ahora tengo un nudo en el estómago. Y mis ojos viven en la comisura de tu labio.
No te estoy mordiendo; ni siquiera es besarte. Solo es la necesidad de recuperar mi trozo de piel viva.
Pero está ahí; justo donde la punta de los dedos de tu alma asoma, por donde resbalan las palabras y lloran los silencios. 

Es mía; entiéndelo...

Es el umbral en que descansa, a ratos,mi razón, mi cordura... Es la frontera entre el tiempo que discurre y el instante que vivo. Es la derrota de los indicativos que siempre son espejo, jamás lienzo, papel en blanco...

Ya te digo que lo siento.... voy a acercarme lento e intentaré hacerlo suave...Es mía [franja incierta de certezas olvidadas]; entiéndelo...

                                                                                                                            Eva López Álvarez



miércoles, 16 de abril de 2014

Finales que empiezan a diario;
           como esos principios que mueren cada ocaso.

Atesoran mis arrugas tristezas centenarias,
               custodian mis retinas desengaños milenarios.

Guardan mis muñecas cicatrices de los cortes salvajes 
                                  que el bisturí de los olvidos dibujó, pertinaz, un día tras otro...

Como mis rodillas: 
                pilares en ruinas.

                                                                                                       Eva López Álvarez


Ciñe mi alma,
               amor,
a base de palabras
                    [cremallera perfecta que ensamble tus silencios con los míos].

Viste mi desnudez,
                       amor,
a base de palabras
                  [corsé capaz de someter los vacíos que grita cada poro de mi piel].

Quédate a vivir,
                     amor,
en el pliegue [vértice de mi carne] que pone fin a mi cuerpo,
                                                         que abre mi alma de par en par...

                                                                                                        Eva López Álvarez



martes, 15 de abril de 2014



Tenderé un puente a tus silencios
                             que habrá de rescatar las palabras que guardas
                                                               las letras que desordenas... y callas

                                                                                   [tal vez.... una lleve mi nombre]

                                                       

                                                                                                      Eva López Álvarez






Solo queda un lugar en que habita el deseo;
                                                        lagrimal húmedo.

Todo lo demás:
              piel, carne, labios...
                                        seco.

Bésame.
            En el vértice mojado de deseos inconclusos;

Sé solo labio.
                   En el ángulo muerto en que rompen los ayeres.

Sed;
     sed desgarrada por robar una sola de mis lágrimas
                                                              [mar muerto de tristezas antiguas]



Tu lengua;
      tu lengua fértil abre el camino:
                                           rompe,
                                           rasga,
                                           horada,
                                           resquebraja,
                                           escinde,
                                           perfora,
                                           agrieta,
                                           parte,
                                           hiende:
                                                  mi dolor estéril.

Tócame;
         tócame con tus manos sólidas la piel líquida de mi alma, deshecha en hieles viejas...

                                                                                                          Eva López Álvarez



PRESENTACIÓN POEMARIOS....(con magia...)

video

martes, 8 de abril de 2014

Bésame bajo la piel;
    hazle el amor a mi llanto;
         susúrrale a mis silencios...

Hay tormenta en mis entrañas.

Lluéveme,
               amor,
                       que estoy seca...

                                                     Eva López Álvarez